Mapa de la ciberguerra

Aunque no lo sepamos, día a día, se están librando innumerables batallas en el mundo de los computadores.
Estas guerras ocurren entre personas normales y corrientes, entre empresas e incluso entre países. La cuestión es que no es fácil distinguir las contiendas ni acusar a unos u otros.
El equipo desde el que estáis viendo esta publicación, podría estar infectado por algún tipo de programa, llámese troyano, spy-ware o como quieran, que permite que en el momento en el que alguien emita un mensaje determinado hacia estas máquinas infectadas, ataquen de forma conjunta a un objetivo concreto.
Esto es lo que se conoce como Ataque Distribuido por Denegación de Servicio, o más conocido por sus siglas en inglés DDoS (Distributed Denial of Service).
Este método básicamente consiste en solicitar algún servicio a un equipo conectado a una red (por ejemplo ver la web de una determinada empresa), pero de forma masiva. La cuestión es que cuando unos miles de equipos piden a un servidor ver su página web, si está bien dimensionado, no pasa nada. El problema llega cuando en lugar de ser miles son millones los equipos que intentan acceder de forma simultánea.
En ese momento el servidor puede llegar a reaccionar de formas diversas. El efecto más común es que cuando intentemos entrar en una web que está siendo atacada, no pueda mostrar la página.
En ese momento pueden ocurrir muchas cosas, por ejemplo que otro servidor suplante al original. Imaginaos que mediante uno de estos ataques, consiguen tirar abajo nuestro servidor de correo electrónico y otro equipo lo suplanta. Si tiene el mismo aspecto no levantará sospechas y nosotros introduciremos nuestro usuario y contraseña con toda confianza. En ese momento ya nos tienen en sus manos. Cuando cese el ataque, tendrán una base de datos de usuarios y contraseñas de los clientes de ese servidor.
Para que veáis hasta qué punto son comunes este tipo de ataques, aquí podéis ver esta web tan interesante, donde nos muestra los ataques registrados por todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.